¿Qué es proyecto sentido?

El proyecto sentido son las emociones que vivió nuestra madre desde la concepción, durante el embarazo y hasta los tres años. Esto también implica los deseos que tienen las madres acerca de lo que quieren para sus hijos. Por ejemplo, dice una madre embarazada; ‘este niñ@ nos va a cuidar a los papás cuando seamos mayores’ Pues cuando el niño sea mayor siempre tendrá como prioridad inconsciente cuidar a sus papás, de esa forma, le puede costar formar su propia familia porque lleva en el inconsciente ese programa que le impulsa de manera irracional a cuidar a sus padres.

El bebé, cuando está en el útero, reconoce las emociones de la madre como propias, de tal forma que las emociones atascadas, densas de las madres se quedan grabadas en los hijos haciendo que el niño, después adulto reaccione de maneras muy concretas para ser fiel a los programas que lleva impresos en su inconsciente. Se trata de sacar esos programas a la luz de la conciencia y aceptarlos para darnos cuenta de que no es nuestro, que podemos recuperar nuestra libertad.

embarazoLas sensaciones en el feto van a fabricar las estructuras neuronales y moldearán el cerebro.

Preguntas interesantes

¿Fuiste un niñ@ deseado?

¿Querían tus papás un niño o una niña?

¿Cómo vivió tu madre su embarazo?

¿Qué tal era la relación con el papá?

¿Cómo se sentían a nivel económico?

¿Cómo fué el parto?…

Tomar conciencia

Es muy interesante saber esta información. Hacernos conscientes de estos temas puede aportar gran libertad a nuestras vidas. Eso si, hacerse consciente no es solo saber la información y mucho menos juzgar a los implicados. Hacernos conscientes de algo supone aceptar lo que hay para después darnos cuenta que ya no lo necesitamos, la información está integrada en nosotros, el bloqueo ha desaparecido.

Caso real

Cita revisión pediatra de los 3 años. Le prometen un chupa chups después de la consulta. Con más o con menos lloros va pasando toda la rutina; escucha corazón, ver oídos, boca, pesar, medir… Llega un punto que tiene que ponerse unas gafas de 3D y decir lo que ve en un libro. La niña no colabora en el ejercicio, cada vez está más tensa y se cierra más en banda. Salen de la consulta para que se relaje y luego volver a intentarlo. La niña está llorando muy intensamente y no se separa de su madre ni un centímetro. Hablando con ella le dice; mamá es que me da miedo.

Entonces la madre comienza a hacer EFT en sustitución:

  • ‘Aunque me da miedo que me hagan daño me acepto completa y profundamente’
  • ‘Aunque me angustia esto…’
  • ‘Aunque me da rabia que me obliguen…’ la niña está más tranquila desde la primera ronda, pero lo más destacable aquí es que la situación presente de acudir al pediatra está cada vez más lejos y se van desempolvando recuerdos del momento del parto. La niña nació con ventosa. La madre sigue con las rondas, cada vez más enfocada en el momento del parto.
  • ‘Aunque me da miedo salir y me están obligando…’
  • ‘Aunque me angustia que me obliguen…’
  • ‘Aunque a mi aún me da miedo salir y no estoy preparada…’ En este momento la madre conecta con su propia angustia porque la niña no salía, se sentía incapaz de sacarla, impotente de no poder sacarla a la vida.
  • ‘Aunque me angustia que no salga, no poder sacarla a la vida…’ después de esa ronda la imagen del parto cambia, la madre se relaja, confía y la niña se siente capaz y con seguridad de salir al mundo. Toda angustia desciende en picado hasta cero.

Vuelta a la cita con el pediatra. La madre pregunta a la niña si quiere poner ahora las gafitas para leer el cuento y contarle cositas a la enfermera para luego coger el chupa. A lo que la niña responde que si, incluso son una sonrisa, ¡¡¡se ríe!!!! Van a la consulta y hace todo lo que le dicen de muy buena gana. Es genial, parece otra niña. Su miedo ya no está, y tampoco la angustia a que la obliguen a hacer algo que no quiere.