• Porque hay algo en tu vida que ya te resulta muy pesado, quizá ya no tienes ganas de seguir cargando con esa situación pasada que se te repite una y otra vez en la mente y te hace sentir esas mismas emociones que te bajan la energía por los suelos y te ponen de mal humor.

‘No consigo olvidarme de eso, me persigue donde quiera que vaya…’

  • Porque reconoces ciertos patrones repetitivos en algún área de tu vida (la pareja, el trabajo, familia, dinero…) ¡Quizá si se repite es porque la persona que tiene el poder de cambiar esa situación eres tú!

‘¡Ya me ha pasado tres veces! Y aún no sé dónde está el fallo…’

  • Porque quieres dar un gran salto adelante y te sientes de alguna manera atad@ invisiblemente por ideas limitantes o miedos que te lo impiden.

‘Quiero esto, pero no sé porqué no llego a materializarlo…’

  • Porque quieres conocerte mejor a ti mism@, mejorar la autoestima en algún ámbito de tu vida, disfrutar más de lo que ya tienes en tu entorno, sentir más la alegría…

‘Me apetece mejorar mi vida, ¡elijo mejorar mi vida y sonreírla!’

En definitiva, acudir a una sesión de EFT supone acercarse un poquito más a uno mismo, permitirse la posibilidad de conocerse más, de conseguir unir lo que estaba roto dentro de nosotros, de abrazar la calma donde antes reinanba la tempestad.

Recuerda que tienes la posibilidad de recibir sesiones de EFT desde tu casa vía Skype, con toda la comodidad de no tener que desplazarte y la misma efectividad que una sesión en directo.