Es increíble como se van entretejiendo las relaciones entre las personas, como se van formando hasta lo que es hoy la relación, con todos sus matices y peculiaridades, con todas esas emociones que saltan inconscientemente porque son el eco de algo ocurrido hace mucho, mucho tiempo, porque son la raíz del problema y también la solución.

Curioso como queremos escapar de la verdad cerrando los ojos a lo que es tan sencillo para el que mira pero tan complicado desde el que lo siente. Pero cuando realmente tenemos el valor de quitarnos la venda de la cara, apartar las manos de los ojos y mirar lo que tenemos delante solo en ese momento y por fin tenemos la capacidad de sanar esa herida que turba la relación. Ese es el momento en el que podemos comenzar una nueva relación con ese ser, perdonando el dolor vivido y aprendiendo de esa situación. ¡Sales enriquecido del proceso! ¡Sales con más fuerza! ¡Sales más vivo!

Porque en esencia la vida es sentir y antes no sentías, anestesiabas tu dolor y mirabas para otro lado. Nunca vamos en retroceso, es solo que en ocasiones nos atascamos y necesitamos un tiempo para asimilar lo que nos pasa y pensar qué paso dar a continuación.

Con EFT tienes la posibilidad de sanar relaciones que llevan una carga oculta de dolor, de culpa, de miedo… ¡puedes conseguir un renacer en una relación atascada! Y con relación me refiero no solo a una pareja sino a cualquier relación entre humanos.