Señalamos y juzgamos todo lo que nos ocurre en la vida, pero, ¿qué hay detrás de juzgar?

Frase clave

La siguiente frase la oí hace muchos años, tan solo era una niña, y se me quedó grabada fuertemente;

‘Cuando tu dedo señala a los demás, hay tres dedos mirando hacia ti’

Me sorprendió muchísimo esa realidad, y sobretodo me asustó aunque aún no entendía el porqué. Ahora en el día a día tengo presente que lo que ocurre en mi vida es un puro reflejo de lo que hay en mi interior. O más bien intento tenerlo presente, porque a veces, ¡oh casualidad!, se me olvida temporalmente. Lo que hay detrás de juzgar, en realidad, no es más que un reflejo de lo que ocurre dentro de nosotros.

 ¿Por qué? o mejor, ¿para qué?

Es muy fácil echarle la culpa a los demás de lo que nos ocurre, o quizá a las circunstancias, o quizá un gobierno inepto, o quizá al tiempo, o quizá …¿y si todo eso que nos molesta y nos enrabieta tuviera su origen dentro de nosotros mismos? ¿cómo es que varias personas viviendo una misma situación, unas se enfadan, se irritan profundamente y otras siguen tan panchas?

¿Y si las situaciones que nos irritan vienen a nuestra vida para conocer partes de nosotros mismos que antes no sabíamos que existían? Quizá lo que nos molesta en el otro está dentro de nosotros también, y por eso nos molesta tanto, porque no hay cosa que duela más que sentirnos imperfectos, no válidos. Y para que duela un poco menos tenemos la suerte de poder verlo primero en los demás, primero lo vemos en nuestro entorno y cuando vamos aceptando el asunto, cuando nos vamos haciendo conscientes, ya nos molesta menos y podemos ver lo que está dentro de nosotros y sanarlo. Lo que ocurre después es que al vivir esa misma situación el enfado ya no tiene lugar, se siente una mayor comprensión del asunto, la frase ‘será por algo’ resuena dentro de nosotros. Y muchas veces incluso no se vuelve a repetir la situación, ya no atraemos esas circunstancias a nuestra vida simplemente porque ya no las necesitamos.

 Modo pregunta

Me parece interesante utilizar el modo pregunta cuando estoy ofuscada o rabiosa, es decir hacerme una avalancha de preguntas hasta dar con una calma que me permita cambiar la percepción del asunto.

¿Qué es lo que me quiere decir esta situación sobre mi mism@?

¿Para qué viene a mi esto?

Esto que me molesta, ¿en qué grado o en qué otra situación ha salido de mi?

¿Para qué me duele que está persona actúe así? ¿yo he actuado así con alguien? Quizá aún no me he perdonado o no he perdonado eso que pasó en mi vida.

 Ejercicio EFT

Tomate unos minutos para relajarte, conectar contigo mism@ y así ser lo más sincer@ posible con lo que sientes. Cuando conectes con tus emociones referentes a tu ‘problema’ puedes comenzar a hacer rondas de EFT. Sugerencia de rondas:

-‘Aunque no soporto (situación que te molesta, lo más concreto posible), me acepto completa y profundamente’. ‘Aunque me siento —— con respecto a eso, me acepto completa y profundamente’.

-‘Aunque yo también he actuado así en ocasiones me acepto completa y profundamente’

-‘Aunque hay una parte de mi que no quería ver relacionada con esto me acepto completa y profundamente, ahora lo veo y llevo hasta ahí luz y perdón’ ‘Ahora me perdono por esto, ahora llevo amor a esa parte de mi’.

Es solo una guía general, en realidad lo importante es formular las frases que resuenen dentro de cada un@ de nosotr@s y escucharlas.