La Felicidad. Gran sonrisa. Hoy me ha llegado profundo un texto que he leído y por eso me gustaría compartirlo contigo.

Habla de la felicidad, ese tesoro que buscamos todos en la vida, esa sensación plácida y hermosa de satisfacción que para cada uno es diferente.

Te invito a que lo leas con calma, mirando dentro de ti cómo te sientes con respecto a lo que lees, haciéndote consciente si viene a ti algún recuerdo o quizá se hace presente ante tí alguna creencia limitante… cualquier cosa es válida, todo forma parte de ti, todo es perfecto tal y como viene…

Respira con calma (tres o más respiraciones), conecta contigo mism@ y cuando sientas apropiado, lee el texto.

La felicidad inmerecida frecuentemente se vive como algo amenazador y temible. Esto tiene que ver con que secretamente pensamos que, con la felicidad, suscitaríamos la envidia del Destino o de otras personas. Así, vivimos el hecho de tomar la felicidad como el atentado contra un tabú, como cargar con una culpa, como el asentimiento a un peligro. El dar las gracias mitiga el miedo. A pesar de todo, la felicidad nos pide tanto humildad como valentía. Bert Hellinger en su libro ‘El centro se distingue por su levedad’.

Respira con calma, conectado contigo y saboreando y recogiendo todo lo que has sentido en ti.

¿Qué te ha parecido?

¿Qué es para ti la felicidad?

¿Qué momentos de tu vida recuerdas felices?

¿Sientes que la gratitud te lleva a disfrutar y tomar con mayor plenitud esos momentos felices?

Yo me quedo con… Dar las gracias, agradecer de profundo corazón nos permite tomar de mejor manera más momentos felices en nuestras vidas…¡Bienvenidos sean!

¿Con qué te quedas tú?

Desde aquí, desde donde estoy, te agradezco que tomaras este tiempo para leer el post, ¡muchas Gracias!

Con Amor te deseo que te aportara una chispita de luz para algo, lo que sea que necesitaras ver en este momento.