La formación en EFT está dirigida a todos los públicos, ¿por qué? pues porque tiene de base un protocolo sencillo, facilmente comprensible. Además, a nivel individual es una excelente herramienta para el crecimiento personal, salud y logro de metas personales.

Ni que decir tiene que, al aplicarlo en la vida profesional también aporta grandes beneficios, mejorando sin duda rendimientos anteriores al uso de esta técnica y en algunos casos incluso sorprendiendo con el resultado obtenido. Grandes posibilidades en el ámbito de la salud tanto física como emocional, también en educación, integración social, deportes, etc.

 

Nivel 1 EFT: Aprende a mirar en tu interior, a conocerte a ti mismo, emprende el camino hacia el autoconocimiento

En el primer nivel aprenderás el protocolo básico de EFT.  En este curso busco que los asistentes puedan ver directamente los efectos de EFT en asuntos personales suyos. Además tendrán la posibilidad de probar en otros compañeros como se desenvuelven al realizar el tratamiento en otras personas.

Tras hacer el curso puedes utilizar tus conocimientos en tu vida personal y también en la profesional. Se realizan muchos ejercicios prácticos, tanto a nivel grupal como en pareja.

 

Nivel 2 EFT: Crea tu propia realidad de manera consciente

En este nivel se profundiza más en aspectos como el reverso psicológico y en técnicas de visualización, metáforas para usar junto con EFT…

Serás más consciente de cómo vas creando todo lo que va sucediendo a lo largo de tu vida y tendrás la oportunidad de liberarte de patrones de actuación repetitivos, así como de creencias limitantes.

Se realizan ejercicios prácticos, tanto a nivel grupal como en parejas.

 

Nivel 3 EFT: Conectado con la sabiduría infinita del Universo

En este nivel el objetivo es el de aprender a conectarse con la sabiduría infinita del Universo para que te guíe en cada sesión de EFT, sabiendo que los caminos que tomas son los adecuados en ese momento para cada uno.

En este nivel ya hay una experiencia previa con la herramienta, surgen dudas de procesos personales y de procesos vividos con otras personas. Profundizar con prácticas, exponer y compartir experiencias, así como plantear nuevos retos para mejorar y enriquecer nuestra propia vida y la de las personas que acudan a nosotros.