He recibido otra experiencia con EFT. Es estupendo ver como le cambia la cara a los pacientes de tensa y seria a relajada y sonriente. Una vez más esto volvió a pasar y nos lo  relata así quien lo vivió en primera persona. ¡Gracias por compartirlo!

‘Uno de los mayores sueños de mi vida siempre ha sido el de ser mamá. Hace unos 7 meses me enteré de que lo iba a ser y la verdad es que han sido unos meses maravillosos tanto a nivel físico como a nivel emocional. A medida que se acercaba el momento de salir empecé a sentir un poco de angustia y a sentir “la presión del pañal” ¿Qué es esto? :

  • Sentía una necesidad muy grande de controlar cuando iba a ser el nacimiento de mi pequeño, y a medida que se acercaba el día de “salir de cuentas” más presión y angustia sentía, esto llegó a ser un poco enfermizo, ya que llegó a afectar a mi estado anímico

  • Además me agobiaba la idea de no saber ser una buena mamá, no saber cuidarlo, no saber protegerlo en el mundo real.

  • Otra cosa que me angustiaba era que me pasara algo en el momento del parto, o en un momento posterior y dejar a mi bebé solo en este mundo.

Todos estos miedos y ansiedades se las comenté a Elda que me propuso hacer EFT para intentar superarlos, yo ya conocía la técnica y me pareció una gran idea.

Primero trabajamos el agobio por el “NO nacimiento” de mi bebé; fue muy especial, me di cuenta de que no nacía porque está bien dentro de mí, protegido de todo y sobre todo está bien, (el aportó sus pataditas a esta parte).

Quizá la parte más dura de la sesión fue la siguiente en la que trabajamos mi miedo a que me pasara algo y a dejarlo solo en este mundo, fue un momento muy angustioso, me emocioné un poco y sentí presión, seguimos trabajando este punto y al final por fin fui capaz de liberarlo, lo cual me hace plantearme el nacimiento de mi pequeño sin esta angustia, sin este miedo que me perseguía desde mucho antes de su concepción.

A continuación pasamos a la parte, desde mi punto de vista, más bonita de la sesión en ella se me fueron todos los miedos de no saber ser una mamá ¿por qué? Porque sé que lo seré, por lo menos esa será mi intención y con amor y cariño lo lograré, en esta parte de la sesión fui capaz de visualizar a mi pequeño, tan tranquilo, tan a gusto, que me di cuenta de lo feliz que es ya…

En esta sesión el EFT me ayudo a liberar mis miedos, en la última fase de mi embarazo, quizá la más “pesada” porque la llegada de un nuevo ser es una responsabilidad que puede producir inseguridades, que una vez tratadas se ven de una manera muy distinta. Yo ahora afronto mi pronta maternidad como una experiencia única, sabiendo que “TODO VA A IR BIEN”, gracias a ti.’