Nunca había escrito un caso real sobre Reiki, pero esta vez es diferente, esta vez he recibido un regalo, algo para compartir con todo aquel que desee leerlo.

 Mi cliente, vino deseando relajarse, dormir, encontrar algo de paz en su interior. Vino a sesión de Reiki tres días seguidos, cada día la sesión era más fácil, más fluida, más bonita. Yo, como canal de Reiki en este caso, lo sentí así, sentía que cada vez había más armonía en su Ser.

Me parece precioso vivir estos momentos junto a una persona, desde aquí agradezco a todos aquellos que se han puesto en mis manos y en especial a Alicia que me hizo el regalo de su presencia además de, un poema que surgió desde su corazón.

Cielo_estrella 

‘Negro sobre blanco, la oscuridad sobre la luz
y una gatita blanca, perdida y asustada
que solo camina hacia la Luz.
Noches cuajadas de estrellas, constelaciones inmutables
irradiando luz, luz que veta mi sueño en ese insomnio permanente en el que te escondes siempre tú.

Abre por fin ese baúl de madera
y las ventanas todas, que entre claridad.
Ya no temas al viento huracanado
que arrinconó tu libertad.
Déjale que desempolve los ecos antiguos de tanto amor y que su vibración te meza de nuevo al conjugar de nuevo el negro y el blanco de tu voz.’

Alicia Domínguez López