Hace poco recibí una carta de un amor de persona que ha estado confiando en mi desde hace algún tiempo y que ha liberado mucho con EFT. Hoy comparto con vosotr@s esta carta que tan generosamente ha escrito esta persona, hablando de su experiencia con EFT, quizá le sirva a alguien del otro lado de la pantalla. Nunca se sabe, en este mundo todos caminamos juntos, todos nos ayudamos los unos a los otros, unas veces de manera consciente y otras de manera inconsciente, pero todo es un avanzar en grupo gracias a los hilos invisibles que nos unen (“casualidades” que llaman algunas personas).

Por mi parte decirte, guapísima autora de la carta, que agradezco y he agradecido muchas veces el encontrarte en mi camino, ha sido un verdadero placer trabajar junto a una persona tan sensible, trabajadora, amorosa y por supuesto muy valiente. Porque para mirar dentro de uno mismo hay que ser valiente, a veces encontramos cosas que no nos gustan y cuesta digerir. Tu actitud, reina, ha sido muy constante desde que te propusiste cambiar tu vida, poniendo intención de sanar, de aprender, de avanzar…ya te he dicho muchas veces…estoy muy orgullosa de ti, de todo lo que hemos vivido juntas, por eso, gracias a ti también, por estar ahí. Porque no tiene sentido la figura del terapeuta si no hay personas valientes como tú.

Aquí os dejo la carta:

Querida Elda,

Hoy he releído la carta que te escribí hace ya año y medio, cuando tenía un total desconocimiento de la técnica de EFT y estaba buscando alguien que me ayudase a manejarla. Mis problemas de salud me estaban desbordando y no tenía ya a qué agarrarme, aún siendo totalmente escéptica, después de que alguien mencionase para mi las siglas de EFT, pues decidí probarlo.

Después de haber leído tantas opiniones positivas en internet, dejé mi escepticismo a un lado y fui a por todas. Total, pues difícilmente me podía encontrar peor de lo que estaba, no tenía nada que perder. Cuando una persona tiene momentos de pensar que ya la vida le da igual, eso, marca el PUNTO DE INFLEXIÓN.

Ahí es donde entraste tú , mi querida guía, me ayudaste a conocer la técnica, a manejarla, me acompañaste, estuviste a mi lado en todo momento y por supuesto mi hiciste ver que con constancia y con ganas de salir del pozo, se sale.

Es muy importante que tengáis en cuenta, para aquellos que leáis esta carta, que Elda no va a hacer el trabajo por vosotros, ella va a guiaros, a resolver vuestras dudas, y a acompañaros en un manejo del que vosotros tenéis que tomar las riendas. Por supuesto su intuición fue clave en mi proceso.

Lo cierto es que escribo esta carta para gritar a los cuatros vientos que esta técnica es maravillosa, que Elda es maravillosa, que mi vida ha dado un giro de 180º, empezando por mis problemas de salud, tanto físicos como mentales, después de haber pasado por varios médicos y psiquiatras sin otra solución que medicaciones complejas y adictivas, con un diagnóstico de ANSIEDAD desde los 11 años y TRANSTORNO OBSESIVO, no puedo más que agradecer el hecho de haber conocido el EFT, a ELDA y por supuesto agradecer que el universo me haya dado la constancia para seguir adelante utilizando la técnica, a no desanimarme en los momentos en que afloraban las emociones, en que parecía sentirme peor que al principio.

Es mucha la gratitud que siento en mi corazón, siento una inmensa gratitud, principalmente por el hecho de que ahora me levanto todos los días con la sensación de querer disfrutar de hasta el último minuto de cada hora del día, del mes, del año. Tengo una total conciencia del valor del tiempo.

La primera sesión con Elda fue como un abrir la caja de pandora, dejar salir todas las emociones enquistadas durante toda la vida para empezar a trabajar con ellas. Fue un trabajo constante, cada dos o tres semanas concertaba una sesión con ella. Fue una limpieza emocional muy fuerte. Abandoné por completo las estructuras de escepticismo que tenía para adentrarme en mi autosanación. Quiero ser honesta, no fue un trabajo fácil, enfrentarse al dolor que llevamos dentro no es sencillo, pero volvería a repetir el proceso una y mil veces, el hecho es que a medida que íbamos avanzando cada vez me iba encontrando mejor.

A veces el resultado de la sesión era inmediato, pero lo que sí he ido notando es que en ocasiones se acumulaba y de repente un día me levantaba como con la sensación de que veía las cosas de otra manera, y por supuesto los niveles de ansiedad, cada vez iban bajando más y más (no he vuelto a tocar medicación alguna – por tomar no tomo ni paracetamol).

Recuerdo sesiones tremendamente impactantes, fue como un viaje interior muy poderoso, conectando con patrones transgeneracionales y estructuras familiares muy rígidas. Elda es una persona tremendamente intuitiva, su intuición fue como una luz continua. Yo trabajaba también con la técnica en casa pero en las sesiones con ella me ayudaba a ver todo aquello que yo era incapaz, ella deshacía los nudos que yo iba encontrando.

Acabo diciendo que tuve mucha suerte en conocer a Elda. Recuerdo que me sorprendió mucho que una persona tan joven tuviese un recorrido interior tan poderoso, su forma de ver las cosas, su madurez, para mí es una persona milagrosa. Doy gracias al Universo, a Dios o a quien sea por haberla puesto en mi camino.

Te deseo lo mejor reina.